Viernes, 14 Enero 2022 10:20

La casa de citas para mexicanas de clase alta

La rutina en esta exclusiva casa de citas del Pedregal de San Ángel ha sido la misma por décadas. Desde temprano arriban a ella, a bordo suntuosas camionetas, mujeres de la clase alta mexicana para disfrutar de las delicias que les pueden ofrecer muchachos bellísimos, bien dotados y ejercitados.  

Pero quienes administran este negocio no sólo procuran a las acaudaladas damas —esposas de empresarios y políticos de México— placeres carnales a través de sus gígolos, sino además, una coartada bien elaborada para que las señoras no queden mal con sus hijos, maridos, familiares y amistades. 

La coartada perfecta

Ésta consiste en que al llegar las clientas entregan una lista de compras como víveres: huevo, jitomate, pan, 12 yogures naturales, jamón serrano ibérico, queso parmesano, lechuga, espinaca hidropónica, manzanas, peras, papaya…

casaci.jpg

O bien productos para adquirir en tiendas departamentales: sandalias Saint Laurent, zapatillas Gucci o ropa de todo tipo de marcas como Emilio Pucci, Moschino, Lanvin, Blumarine

Con lista en mano, un grupo de expertas y expertos en compras salen a toda velocidad a conseguir todo lo que las clientas requieren para que entre dos o cuatro horas compren todos los enseres y coloquen las bolsas en las camionetas de las damas de alcurnia.

Lo que ocurre al interior de la casa

Mientras esto ocurre, al interior de la casa de citas del Pedregal de San Ángel, son recibidas por la matrona, les son recogidos los celulares, además de otros objetos personales, para luego ser llevadas a una sala en donde les son llevados los hombres semidesnudos para que elijan al que les parezca el más indicado para pasar en privado las próximas horas. 

Las habitaciones provistas para el momento amatorio que vivirán las finas damas con tan exquisitos caballeros de paga, anota el escritor Marcelo Yarza, cuentan con camas señoriales y todo lo necesario para que las clientes no se preocupen de nada. 

cama-clasica-casa-citas-900x526.jpg

“Cuando las damas han terminado con los muchachos, bajan hasta el salón central de la casa, donde platican unos momentos con la matrona, pagan y se marchan felices y contentas”. 

narra Yarza

Mujeres felices

En la cajuela de sus coches ya las esperan las compras completas, que sirven de pretexto perfecto, ante quien pregunte, para justificar las varias horas fuera del hogar.  

La casa de citas del Pedregal de San Ángel es uno de los secretos, rumores, o bien leyendas, más conocidos entre los círculos sociales altos de México; sin embargo, por décadas nadie ha revelado la ubicación de esta casa, en donde las damas más adineradas del país olvidan las presiones de la cotidianidad. 

Visto 79 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Enero 2022 10:24

© Bitacora.sv 2022